Share with your friends










Enviar
Por favor seleccione una página para

Conferencia de D. Juan Antonio Martínez Camino en el colegio Juan Pablo II de Parla

Dentro del marco de los actos que llevamos a cabo como preparación a la celebración del Aniversario de la Consagración de España al Corazón de Jesús, el pasado día 16 de enero estuvo en el Colegio Juan Pablo II de Parla Don Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid, impartiendo una conferencia bajo el título: “Sus heridas nos han curado”.

El ponente fue presentado por Alfonso Die, director del Colegio, quien destacó de la trayectoria de Monseñor Martínez Camino sus años previos al ministerio episcopal como Secretario y Portavoz de la Conferencia Episcopal Española. En esa época se caracterizó por su postura frente a distintas reformas educativas, saliendo siempre al paso en defensa de las familias y del derecho de los padres a elegir libremente la educación para sus hijos que estiman oportuna. A su vez, el director destacó en su presentación el conocimiento profundo que don Juan Antonio tiene de la espiritualidad del Corazón de Jesús, como sacerdote jesuita que es, y también su vinculación con la mayoría de las causas de canonización de los mártires de la fe en la España del siglo XX, persecución religiosa desatada en España precisamente pocos años después de la Consagración de Reino del año 1919.

D. Juan Antonio presentó el sentido cristiano del sufrimiento, reflexionando sobre la paradoja cristiana de la redención: Cristo nos cura por medio de sus heridas, “Sus heridas nos han curado”. Normalmente lo que curan son las medicinas, pero el Amor de Dios es de tal magnitud que nos ha querido redimir y curar sufriendo con nosotros. El Verbo eterno de Dios Padre se ha encarnado y nos ha amado, y nos ama, con un corazón humano. Pero este corazón de Cristo no es un corazón “quirúrgicamente” sano; es un corazón roto, roto de amor por los hombres, atravesado en la cruz por una lanza. ¡Dios no es impasible al sufrimiento del hombre!

Martínez Camino continuó su conferencia aludiendo a la tendencia social tan extendida de considerar el sufrimiento como el mayor enemigo del hombre, en consecuencia, algo que hay que evitar a toda costa: el mayor enemigo del hombre, nos recordó el prelado, es la soberbia. El origen del pecado, y de todos nuestros males, es la soberbia que anida en nuestro corazón a consecuencia del pecado original. Y ese es el engaño continuo del demonio, que intenta arrastrarnos a su rechazo del Creador.

El cristiano no busca el sufrimiento ni se complace en él de manera masoquista (el masoquismo, recuerda don Juan Antonio, es una enfermedad psicológica, y no es cristiano), pero sabe que el sufrimiento no es estéril, siempre que suframos en el Corazón de Cristo.

Monseñor Martínez Camino nos presentó a los asistentes, entre tantos otros ejemplos posibles, el testimonio de D. Ignacio González, joven sacerdote de la diócesis de Madrid que encontró el martirio en esos años 30 del pasado siglo, simplemente por el hecho de ser sacerdote. El ambiente de serenidad y alegría cristianas que D. Ignacio creó en los meses de prisión previos a su martirio lo recuerdan sus compañeros de presidio con admiración cristiana.

Finalmente, D. Juan Antonio se pregunta si se ha cumplido la promesa del Corazón de Cristo realizada al beato Bernardo Hoyo, y recogida en el monumento de El Cerro de los Ángeles, “Reinaré en España”. Sí, se ha cumplido en la sangre de todos estos mártires, afirmó con convicción Monseñor Martínez Camino.

Al finalizar el acto, una representación de alumnos del Colegio de la etapa de Secundaria hicieron entrega a D. Juan Antonio de unos recuerdos de su visita a nuestro Colegio de Parla: un libre de San Juan Pablo II y una Memoria de la Fundación Educatio Servanda, titular del Colegio Juan Pablo II de Parla.

Share with your friends










Enviar
Colegios de la Fundación Educatio Servanda

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.