Share with your friends










Enviar
Por favor seleccione una página para

Tareas escolares en casa, ¿sí o no?

¿Tareas escolares en casa? El debate es plenamente actual en España. Partidarios y detractores manifiestan su punto de vista al respecto. Para dejar clara cuál es nuestra opinión, recuperamos de nuestros archivos el artículo publicado por  Carlos Martínez, director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón y coordinador de  los diferentes colegios que Educatio Servanda tiene en España.

Tareas escolares en casa, ¿sí o no?, por Carlos Martínez Encabo

Antes de responder a la pregunta deberíamos preguntarnos ¿cuál es la finalidad de una tarea escolar? El aprendizaje se produce por una repetición suficiente de algo bien hecho, durante un tiempo limitado que permita mantener la atención sobre lo que se hace, y con la motivación adecuada para que esa atención sea de calidad. Cuando falta cualquiera de esas condiciones no se da un aprendizaje correcto. Si no hay motivación, es difícil despertar la atención; igualmente si hay un exceso de tiempo sobre la misma actividad.

La curva de la atención demuestra que, de media, cualquier persona es capaz de mantener su atención sobre una actividad monótona no más de 20-25 minutos. Superado ese tiempo se puede continuar realizando la misma actividad, pero, al haber decaído la atención, la realización se vuelve ineficiente. En un niño de 8 años ese tiempo medio es de unos 15 minutos aproximadamente.

Y una condición clave es que la actividad debe estar bien hecha para que verdaderamente se aprenda y no se afiancen errores. Esto implica una corrección continua sobre las tareas que se realizan, especialmente al principio del aprendizaje.

¿Se dan estas condiciones en las tareas escolares que hacen los niños en casa? Muchas veces no, superando con mucho el tiempo que sería prudente dedicar. Entonces, ¿sirven verdaderamente para aprender? Y más preguntas: ¿es que no somos capaces en los colegios de poner estas condiciones en el aula, con todas las horas que los niños están con nosotros? ¿son realmente necesarias? ¿Y acaso los niños no tienen otras cosas que hacer, también muy importantes y necesarias para su formación, aunque sea simplemente jugar, descansar o estar en familia? Eso sin considerar otro tipo de actividades también muy positivas, como puede ser la lectura, la práctica de algún deporte, tocar un instrumento musical, etc. Por supuesto, contando con que el tiempo se aproveche sanamente, y no se pierda en Internet o con la TV.

En definitiva, si los niños realizan actividades escolares en casa, deberíamos preguntarnos si están siendo útiles, necesarias para el aprendizaje y acordes a la edad de nuestro hijo. Por ejemplo, puede ser muy útil realizar un breve repaso diario de lo visto durante la jornada, con 10-15 minutos por materia, memorizando o repitiendo los ejercicios o puntos principales. Dependiendo de la edad, no se debería superar nunca una hora de tiempo en total. Y cuando se realizan tareas “escritas” deberían ser únicamente de refuerzo. Es decir, tareas lo suficientemente dominadas por el niño, de manera que no se repitan errores y no sea necesaria una corrección o supervisión continua de la tarea (no debería ser ese el papel de los padres, ¿verdad?)

Mención aparte requerirían los casos especiales en los que un alumno arrastra una dificultad o un importante desfase curricular, y en los que es el mismo colegio el que pide una ayuda extraordinaria por parte de la familia. Pero, incluso en esos casos, deberíamos preguntarnos si renunciar a llevar una sana vida familiar en la que los niños descansan y están a gusto en su casa, no es un precio demasiado alto para obtener una supuesta ventaja académica.

Share with your friends










Enviar
Colegios de la Fundación Educatio Servanda

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*